RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ


9. Tipos de Liderazgo dentro de la Comunidad de Discípulos

            El líder, dirigente o pastor de un grupo es responsable por la unidad del grupo. El líder debe llevar al grupo a una  unidad de pensamiento, visión y misión, de tal manera que el grupo trabaje unido, empujando hacia la misma meta. Las principales funciones de un dirigente de grupo son:

1) Crear, conservar y fortalecer la unidad del grupo;

2) Llevar a cabo las tareas para las cuales el grupo fue creado;

3) Identificar y desarrollar los dones de los miembros del grupo

4) Formar discípulos y capacitar otros líderes

 

Para lograr poner en práctica estas funciones, y llegar a ser un buen líder,  vamos a analizar algunos  modelos de liderazgo:

A)        EL LIDER AUTORITARIO.  Da órdenes, ni escucha ni facilita el diálogo. Puede llegar a manipular a los miembros usando a su conveniencia el concepto de obediencia. Esto puede crear resentimientos, y por consiguiente afectar su relación con los miembros del grupo.

B)        EL LIDER PATERNALISTA. Se preocupa de las necesidades del grupo, atiende y resuelve las necesidades de los miembros con el afán de proteger el grupo. Esto lleva a la visión falsa de que está fomentando la unidad; pero en realidad todo depende de él.  Puede ser que pide la opinión de los demás, pero termina haciendo lo que él piensa. El líder paternalista no enseña a los demás, no desarrolla el talento o dones de los miembros del grupo. El  liderazgo paternalista paraliza la iniciativa creativa y el sentido de responsabilidad personal, ya que crea una actitud de dependencia. Es por eso que cuando este líder ya no está,  el grupo tiende a dispersarse, porque ningún otro miembro del grupo tiene la capacidad, conocimiento, experiencia o iniciativa para tomar su lugar.

            Un liderazgo paternalista puede fomentar una unidad superficial. Los miembros pueden sentirse positivos y seguros de tener un líder con sentimientos de padre. Sin embrago, no crecen como debieran, debido a la relación de dependencia del líder y  a la poca responsabilidad que se les da. No existe la unidad que debe haber entre iguales.

C)        EL LIDER SÁBELO TODO.  Esta actitud de superioridad va a crear un ambiente de inconformidad y quizás de inferioridad en algunos miembros, quienes no van a sentirse libres para exponer sus ideas.  El líder va a quejarse de que nadie contribuye ni participa. Por consiguiente, esto va a afectar la unidad del grupo y la ejecución de las tareas del grupo.

D)        EL LÍDER ORQUESTA. Igual que el líder que cree saberlo todo, este proceder paraliza los talentos de los miembros del grupo. El líder puede quizás hacerlo por un deseo de servir, pero esto no va a dejar crecer a los miembros y el grupo no va a desarrollar. El líder va a culpar a los demás que no lo ayudan.

 Estos tipos de liderazgos: autoritario, paternalista, sábelo todo, y orquesta, tienen en común el pretender  mantener el control. En vez de mantener la unidad, la provocan. Los miembros se resienten, murmuran, y terminan dividiéndose.

E)          EL LÍDER- PASTOR-SERVIDOR.  El verdadero líder no es aquel que está en control, o en una posición. El verdadero líder es aquel que tiene un verdadero espíritu de servicio, no el que domina más a la comunidad. El líder-pastor-servidor busca el bien y la transformación de cada miembro, y por tanto de toda  la comunidad. Actúa como un buen pastor, El rol pastoral bíblico no tiene que ver tanto con autoridad, sino con apacentar y enseñar. (Ezequiel 34, 1-16)

             Los pastores aparecen en el número cuatro de la lista de dones espirituales de Efesios 4. Junto con otros dones, forman parte de la integración de los dones espirituales del liderazgo. Quiere decir que necesita los otros y de otros para complementarse.

 


CNSH
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ
ALL RIGHTS RESERVED 2012© COMITÉ NACIONAL DE SERVICIO HISPANO® USA | CREDITS